Mes: noviembre 2015

Boca quimera

En el bosque de los símbolos me encontré con tu boca. Allí, bajo su sombra de infinito sopor, dormí una siesta que casi me aniquila. Desperté ciego y con el sabor amargo e inconfundible de tus letras muertas infectando mi boca, aquel que otrora cayera de tus labios como savia primigenia. Nunca olvidé su sabor.

Tanteé el suelo, en busca del sendero, buscando escapar. Pero cuando finalmente lo hallé, dudé de mi camino; pues temí perderme, temí tu silencio.

Resolví quedarme. Esperar tu regreso. Custodiar tus palabras y tu boca quimera.

Que ahora son mías, como tuya mi libertad.